Cinco retos para la educación de la región Caribe colombiana en 2016

_MG_7555

18/01/2016 05:23PM

En este comienzo de año, desde el Observatorio de Educación de Uninorte, deseamos poner en consideración los principales retos que toda la región y, en especial, los nuevos representantes públicos, recientemente posecionados, deberán hacer frente en términos de educación.

El sector educativo de la región Caribe, como en el resto del país, debe afrontar un conjunto de retos que para nosotros son muy importantes para 2016:

Dar continuidad a los esfuerzos por mejorar los resultados académicos de los estudiantes. Los indicadores de referencia a nivel regional (Pruebas Saber, ISCE, entre otros) son claramente inferiores a los obtenidos por otras regiones y al consolidado nacional.

Se debe avanzar en la implementación de la jornada única que ha venido siendo impulsada desde el gobierno central. Además de la infraestructura y servicios complementarios que demanda la puesta en marcha de este tipo de programas (alimentación, transporte, etc.); es importante avanzar en los ajustes curriculares que se requieren para que el aumento en el número de horas del calendario académico contribuya de forma efectiva al mejoramiento de la calidad educativa.

La región exige un esfuerzo en el aumento de la tasa de absorción de la Educación Superior, así mismo es necesario avanzar en el aseguramiento de la calidad de programas e instituciones en este nivel. Por otra parte se requiere que la oferta educativa se articule con las necesidades de capital humano de los sectores productivos de mayor impacto sobre el desarrollo (económico y social) de los departamentos de la región Caribe. Estos retos implican además fortalecer los programas de becas y subsidios que ayuden a aumentar la matricula,  la revisión de la estructura de la oferta educativa a nivel superior y para el trabajo con el fin evaluar su pertinencia frente a las necesidades de desarrollo regional.

Debemos mejorar los mecanismos y procesos que aseguren que los programas orientados al apoyo formativo de nuestros estudiantes (alimentación, transporte, integración de las TIC, etc.), de forma que se ejecuten de manera más efectiva, garantizando así un apoyo vital que necesitan los niños y jóvenes de instituciones de educación oficial para potenciar su desarrollo socioeducativo.

Realizar seguimiento al diseño e implementación de los planes de gobierno nacionales y locales en materia educativa. De esta forma se ayudaría a los actores que intervienen o se interesan en este sector para que puedan tener una mejor comprensión de los avances de dichos planes y de las transformaciones derivadas de estos. Lo anterior con el fin de garantizar un marco de co-responsabilidad y apoyo preventivo a quienes desde el 1 de enero tienen ante sí la función de dirigir el destino de nuestros municipios, distritos y departamentos de la región.

Estos son algunos de los principales retos que estimamos pertinentes desde el Observatorio de Educación de la Universidad del Norte, así como los referentes que esperamos orienten el seguimiento académico y comunicativo que realizaremos durante este año a favor de la mejora de toda nuestro sector educativo y sociedad en general.

Equipo OECC