Por qué duró tres años la estafa a docentes con falso aval de UniAtlántico?

 

Fiscalía neutraliza estafa masiva a docentes
12 de julio de 2017 | 12:00 PM | Bogotá

Tres personas fueron detenidas por engañar a cerca de 2.300 profesores y normalistas con capacitaciones en licenciatura. Los dineros producto de la estafa ascenderían a 9 mil millones de pesos. Los capturados aceptaron cargos.

El anhelo de varios docentes por ascender en el escalafón oficial o aplicar a un mejor cargo, fue aprovechado por una red delincuencial que habría falsificado títulos en licenciatura y otros programas académicos.

Con el nombre de Corporación AINARA, la estructura ofrecía planes de estudios en Bogotá, municipios de Cundinamarca, Meta y Atlántico. Por 4 millones de pesos y asistiendo a clases cada 15 días durante un año, normalistas se profesionalizaban y profesores se graduaban en distintas áreas con el supuesto respaldo de la Universidad del Atlántico.

La Fiscalía recibió la denuncia de un docente al que le negaron una certificación de notas, y constató que la supuesta institución no tenía registro para desarrollar actividades educativas ni había convenio con la Universidad del Atlántico.

Luego de verificar bases de datos, hacer trabajo de campo en las sedes de la Corporación AINARA y constatar varios testimonios de profesores graduados, personal del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía (CTI) Seccional Cundinamarca identificó y capturó a los tres integrantes de la estructura.

En Bogotá fue detenida Laura Martha Gallego Vargas, una docente adscrita a la Secretaría de Educación de Bogotá, sindicada de administrar la sede principal de AINARA ubicada en Madrid (Cundinamarca) y de coordinar las licenciaturas, especializaciones y maestrías que ofrecía en el departamento.

Otro docente del sector público, Diógenes de Jesús Lara Flórez, residía en Villavicencio y presuntamente dirigía las sucursales de la corporación en Puerto Gaitán y Granada (Meta). El tercer detenido, Steve Rafael García Muñoz, fue localizado en Barranquilla y sería el encargado de suministrar los títulos, actas de grado, tarjetas profesionales y diplomas fraudulentos rotulados con símbolos y firmas de las directivas de varias universidades.

En poder de los dos profesores fueron encontradas carpetas de estudiantes y documentos en Excel, que darían cuenta de algo más de 2300 víctimas, es decir, maestros que pagaron, asistieron a clase y recibieron títulos en literatura, español y múltiples licenciaturas, sin saber que eran falsos.

Las evidencias recuperadas revelaron que, cada seis meses, la Corporación AINARA graduaba grupos numerosos de docentes y que la estafa en tres años, podría superar los 9 mil millones de pesos, según los cálculos preliminares.

En audiencia pública la Fiscalía imputó a los capturados los delitos de estafa, falsedad y concierto para delinquir. Por la contundencia de los elementos probatorios, aceptaron cargos y se comprometieron a colaborar con las investigaciones. A cambio de una póliza que pagaron y de comparecer efectivamente, el juez no les impuso medida de aseguramiento, pero continuarán vinculados al proceso.

La segunda fase de la investigación

Durante las indagaciones, la Fiscalía constató que muchos de los docentes graduados fraudulentamente por la Corporación AINARA lograron nombramientos en el magisterio y otros están empleados en distintas instituciones educativas del sector privado, por lo que se hace un llamado para que se constituyan en afectados de buena fe y así eviten estar involucrados en algún delito.

Para recibir las declaraciones y denuncias de los profesores víctimas, la Fiscalía programará jornadas de atención.

Asimismo, los elementos recopilados en las diligencias, como sellos, documentos  y bases de datos, permitieron detectar personas que contactaron a la red delincuencial para recibir diplomas y títulos, conscientes de su origen fraudulento. Al respecto, la Fiscalía comenzó a documentar casos en Arauca, Cali, Medellín, Ibagué, Villavicencio Bogotá, Barranquilla.