Machismo en el Clero: muchas monjas explotadas

 

  • Religiosas que asumen involuntariamente la servidumbre, tratadas de manera indignante
  • Situación reprobada por el Papa

Por Eco

De acuerdo con el reciente articulo de un diario oficial del Vaticano, numerosas monjas aconstituyen la servidumbre de cardenales, obispos y sacerdotes. Muchas sirven en los aposentos y otras tantas en las cocinas de las congregaciones eclesia’sticas. Y como cualquier dome’stica comienzan temprano los quehaceres hasta el final del di’a. No tienen horario, ni salario y si lo tienen, es tan bajo, que no esta’ al nivel del trabajo que realizan.

Aparte de esas condiciones, no son tratadas en igualdad, ignoran sus derechos y no les permiten desarrollar sus capacitaciones acade’micas.

En el articulo escrito por la periodista en temas religiosos Marie-Lucile Kubacki reposan protestas de varias religiosas que se atrevieron a denunciar los casos bajo seudo’nimos, para evitar represalias.

Para algunas de las religiosas denunciantes, el día no termina hasta que la comida quede servida y la ropa lavada y planchada.

Sor María, por ejemplo, revela que muy rara vez son invitadas a compartir en la mesa de comida.

“¿Cómo puede un clérigo querer que una hermana le sirva la comida y luego la mande sola a comer a la cocina?”, se pregunta.

Una religiosa que ocupa un alto cargo en la iglesia y asume el nombre de Sor Paula señala que muchas de ellas no tienen contratos formales con los obispos, las escuelas, parroquias o congregaciones para las que trabajan, por lo que “les pagan poco o nada”.

“Las monjas somos vistas como voluntarias que estamos dispuestas a atender cualquier pedido, lo que da lugar a abusos de poder”, dice por su parte la hermana Cecilia.

Un caso es, el de una hermana con un doctorado que un día fue enviada a cocinar y lavar platos. Otro, el de una monja que había enseñado durante muchos años en Roma y, al cumplir 50 años, se le dio la tarea de abrir y cerrar la puerta de una parroquia

“Detrás de todo esto, todavía y por desgracia, está la idea de que la mujer vale menos que el hombre. Sobre todo que el sacerdote lo es todo, mientras que la monja no es nada en la Iglesia”, dice la hermana Paula.

El papa ha mencionado en varias ocasiones la necesidad de valorar el papel de la mujer en la Iglesia. Al respecot, el ponti’fice publicara’ un libro bajo el titulo “10 cosas que el Papa Francisco dice a las mujeres” donde subraya que” el servicio a Dios, no debe ser confundido con la servidumbre”

Au’n la mujer , en el mundo entero, no canta Gloria.