La “Ensalada Rusa” no es Rusa

  • Es uno de los platillos favoritos, desde la época zarista

Por Elsita C

El Campeonato mundial de fútbol 2018 con sede en Rusia, ha motivado nuestra curiosidad por conocer mas de la intimidad cultural de ese país de Europa del Este, muy distante de nuestra América. De Rusia nos llama la atención, un platillo delicioso conocido en toda Hispanoamérica con el nombre de “Ensalada Rusa”, que se degusta con frecuencia en cualquier época del año, por su fácil preparación: papas, zanahoria, huevos, cebollín verde, pepinillos, arvejas, carne de res o pollo o carnes fri’as, mezclados con mayonesa y vinagre balsa’mico. Usualmente se consume como tapas, entradas o plato principal. Está en la lista de los grandes placeres gastronómicos; y de acuerdo con las amas de casa, saca de apuros en un momento crucial.

Pero con el perdón del senior Putin, esta joya gastronómica no la inventó un ruso. Fue un belga. Lucien Olivier, cocinero belga de origen francés que se hizo famoso en la Rusia zarista, desde mediados del siglo lXX.

Siendo muy joven Olivier emigró a Moscú, y allí, en el edificio numero 14 del boulevard Perovsky, aún existente, instaló su restaurante de la alta cocina europea, cuyos comensales eran aristócratas zaristas y grandes intelectuales, como Dostoievsky, Thchaikovsky entre otros. Por eso, el resto de Europa, que no se come el “cuento ruso”, le llaman al exquisito platillo: “Ensalada Olivier”.

El restaurante de Lucien permaneció vigente, hasta la revolución de 1917, entonces los soviéticos utilizaron el nombre “Ensalada rusa” como propaganda, para sus fines políticos, a nivel internacional.

No hay lugar en el mundo, donde no se saboree la exquisita ensalada del belga Olivier.

 

Un paseo por NY