Detección del abuso sexual infantil

 

  • Estos casos priorizan tratamiento psicológico

Por Eco

  • En los últimos días el país, de la conmoción producida por el inminente peligro del coronavirus, remitió con dolor toda su atención a las noticias espeluznantes sobre el abuso sexual en niñas de tierna edad perpretado por un grupo de soldados del ejército colombiano, ​ que paradójicamente son entrenados para salvaguardar la integridad física de los colombianos.

Y aún sin haber salido del estupor ocasionado por esos tristes acontecimientos, se produjo el impactante relato, desgarrador, de la barranquillera Victoria Vargas sobre la violación sexual que sufrió hace 30 años,  a la edad de seis.

  • Sea donde sea, la realidad es que el abuso y el maltrato dejan secuelas en la víctima y en la familia.

Según los psicólogos las víctimas de este flagelo suelen sufrir de Trastorno de Estrés Postraumático que se agrava mucho más si es repetitivo en el tiempo. Con razón “trauma” significa “herida” según el origen griego de la palabra.

  • Los síntomas, de acuerdo con los diagnósticos de especialistas son muy complejos:
  • Baja autoestima
  • Culpa
  • Vergüenza
  • Problemas de concentración y memoria
  • Ansiedad
  • Miedo a la autoridad
  • ​Depresión
  • Miedo al contacto físico o relacional
  • Miedo a ciertas personas (al acosador, a personas que le recuerden a él/ella, a personas con rasgos, olores u objetos que se asocian de manera inconsciente al agresor, etc.).
  • Miedo a la intimidad
  • Problemas en la sexualidad o las relaciones sexuales
  • Dificultades en las relaciones de pareja
  • Dificultad para tener vínculos íntimos
  • Miedo a la soledad
  • Impulsividad
  • Adicciones
  • Insomnio o problemas del sueño
  • Pesadillas
  • Trastornos disociativos
  • Trastornos de la personalidad.
  • Conductas autolítica. Ideación suicida.
  • Enuresis y/o encopresis
  • Falta de comunicación y expresión
  • Fracaso escolar
  • Llorar constantemente, sin causas aparentes
  • Si ha habido abuso: Promiscuidad sexual. Sexualidad anormal para su edad
  • Autolesiones
  • Tristeza, ansiedad, depresión, ideación suicida, conductas autolíticas
  • Los niños, víctimas de este flagelo pueden presentar actitudes o cambios bruscos de comportamiento. De ser así, sus padres o cuidadores deben recurrir al diálogo, la comprensión y acudir al psicólogo lo antes posible.