Novartis dice que no tiene monopolio con Glivec, contra el cáncer

Caso Imatinib Glivec

 

Comunicado de Prensa

A raíz de la injustificada Declaración de Interés Público (DIP) por parte del Ministerio de Salud para nuestra medicina contra el cáncer Glivec®, y después de un minucioso análisis, Novartis ha tomado la decisión de interponer una Acción de Nulidad sobre esta medida.

Novartis comprende y es consciente de los retos financieros que enfrenta el sistema de salud colombiano y ha estado comprometida en buscar soluciones en beneficio de los pacientes, la innovación y la economía de Colombia.

Con esta decisión, Novartis busca generar el espacio para presentar ante las Cortes colombianas, las razones de su desacuerdo fundamental con la DIP y las pruebas que demuestran que no existen circunstancias excepcionales que ameriten tal medida:

•No existe monopolio, hay competencia genérica para Glivec®: Hay al menos tres alternativas no infractoras de la patente de Glivec® disponibles en el mercado. Dos tercios de los pacientes colombianos están bajo estos tratamientos alternativos.

•No hay problemas de acceso en Colombia: Hemos garantizado un suministro adecuado e ininterrumpido de nuestra medicina y todo paciente que requiere Glivec® tiene acceso a él.

•El precio de Glivec® en Colombia está por debajo de lo requerido por las normas de precios locales: El precio ha sido fijado por el gobierno y reducido en dos ocasiones. De hecho, el precio de Glivec® en Colombia es uno de los más bajos a nivel mundial.

El impacto financiero de la DIP de Glivec® no es nuestra principal motivación para presentar esta Acción de Nulidad, pues el derecho de patente de Glivec en el país vence en el 2018. Más que este caso puntual, nos preocupan las repercusiones que esta declaratoria injustificada podría tener para todo el sistema de propiedad intelectual y para el futuro de los medicamentos innovadores.

Una DIP para Glivec, basada en circunstancias que no son de carácter excepcional, crea un precedente perjudicial que podría extenderse a otros tratamientos cubiertos por patentes en Colombia y otros países. Esto destruiría la propiedad intelectual, principio fundamental sobre el cual se basa el sector de la investigación biomédica para asegurar su existencia. Sobre este mismo fundamento centran sus esperanzas millones de pacientes alrededor del mundo, quienes saben que este mecanismo es la garantía para la investigación y desarrollo de nuevos tratamientos que mejoren sus condiciones de vida.

Bogotá, 21 de Diciembre de 2016