Las vitaminas, esenciales en la lucha contra la COVID-19

 

  • Pero su consumo excesivo puede ser perjudicial para el organismo​

  • Un sistema inmunitario activo es crucial en la lucha contra el coronavirus. El cuerpo necesita suficientes vitaminas y otros nutrientes para poder responder al ataque. No obstante, muchos tienen carencias vitamínicas.
Las viraminas se clasifican en hidrosolubles o sea que se disuelven en el agua. Estas son las vitaminas C y las B1, B2, B3, B6 y B12. Su almacenamiento en el organismo es mínimo, por lo que la dieta diaria debe de cubrir las necesidades de estas sustancias.​
  • Vitaminas liposolubles: e’stas se almacenan ​ en los tejidos, el hígado y la grasa. Son las vitaminas A, E, D y K. Son solubles en los cuerpos grasos, son poco alterables, y el organismo puede almacenarlas fácilmente como reserva. Los expertos en la salud no recomiendan el consumo excesivo e incontrolado de ellas.
Para que las vitaminas A, D, E y K se absorban fácilmente, se deben ingerir cuando el​ estómago contiene algún alimento rico en grasa; y no deberían tomarse antes de acostarse.
  • Cualquier ​ comida que incluya grasas dietéticas permitirá que las vitaminas sean absorbidas. Pueden tomarse, por tanto, a cualquier hora del día, aunque el mejor momento es la mañana o la primera comida del día, ya que estas vitaminas ayudarán al organismo durante todo el día.

De todas maneras es importante consultar con un especialista el consumo de estas vitaminas, ya que una ingesta elevada de vitamina D activa (colecalciferol) aumenta la presencia de calcio en el plasma y puede desencadenar problemas graves como un aumento de la tensión arterial, calcinosis o​ calcificación​ de tejidos blandos como riñones, pulmones o endurecimiento de las paredes arteriales. Debido a​ que el organismo fabrica vitamina D gracias a la acción sobre la piel de los rayos solares, se aconseja no tomar complementos de vitamina D durante los meses de verano, cuando hay mayor exposición al sol.