Las Regalìas avanzan pero hay cuatro lunares, dice la Contralorìa

Contralorìa Nuevo Banner Comunicados Final

COMUNICADO DE PRENSA No. 203

 

Al hacer balance del nuevo sistema de regalías: Contralor

destaca avances y señala cuatro lunares a corregir

 

*Cuatro son los lunares más ostensibles del nuevo sistema de regalías: la baja ejecución y los altos saldos en cuentas bancarias; la financiación de muchos proyectos no obedece a las necesidades de las regiones y la calidad de obras no es la mejor; los proyectos de ciencia y tecnología no los ejecutan personas idóneas; y es baja la responsabilidad de los OCAD frente a la efectividad de las inversiones aprobadas.

 

*La reforma del sistema ha generado mayor equidad y una mejor distribución de los recursos pero, igualmente, las reiteradas deficiencias que observa la Contraloría obligan a reorientar el funcionamiento del sistema, sostiene el Contralor Edgardo Maya Villazón.

 

*“Hay que ser estrictos y castigar a las entidades que sean lentas en ejecutar los recursos de regalías”, dice el jefe del organismo de control al clausurar el Seminario Internacional “Regalías y calidad de la inversión en Colombia: una transformación en marcha”.

 

*Maya Villazón sugiere revisar responsabilidad de los OCAD frente a decisiones de inversión que no resulten efectivas.

 

Bogotá, 10 de noviembre de 2015.- El nuevo sistema de regalías ha logrado que haya una mejor distribución de estos recursos y que la población más pobre se beneficie de los mismos, destacó hoy el Contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, al tiempo que señaló la necesidad de corregir cuatro graves problemas de eficiencia que lo debilitan:

*La baja ejecución de los recursos y los altos saldos que permanecen en las cuentas bancarias.

*Las debilidades que se advierten en la pertinencia de los proyectos financiados con estos recursos y en la calidad de las obras que se ejecutan con los mismos.

*La baja efectividad del Fondo de Ciencia, Tecnología e innovación y el hecho ostensible de que los proyectos en este campo no están siendo ejecutados por personas jurídicas y naturales idóneas y acreditadas (investigadores y grupos de investigación reconocidos por COLCIENCIAS),

*Y que, en la práctica, los OCAD no han logrado ser el espacio de toma de decisiones técnicas donde prevalezca el interés general de la población.

El Contralor General consideró necesario revisar la responsabilidad de los OCAD frente a efectividad en las decisiones que se están tomando sobre la inversión de los recursos de regalías.

Maya Villazón hizo un balance de los tres años de funcionamiento del sistema de regalías en la clausura del Seminario Internacional “Regalías y Calidad de la Inversión en Colombia: una transformación en marcha”, evento convocado por el Departamento Nacional de Planeación, con el apoyo del BID, el Banco Mundial y la OCDE.

Mejor distribución y mayor equidad:

Para el Contralor General, es evidente que el nuevo sistema de regalías, que entró en vigencia a partir del Acto Legislativo 05 de 2011,  logró una distribución territorial más equitativa de los recursos, con preferencia hacia aquellos más pobres.

En 2010, el 80% de la población recibía apenas el 20% de las regalías; la situación con la reforma cambió de manera sustancial y en el bienio 2013-2014 ese  80% de la población se benefició del 70% de dichos recursos.

En cuanto a municipios receptores, éstos pasaron de 655 en 2010 y 2011, a 1.078 en el bienio 2013-2014, destacó.

La reforma también produjo avances en equidad social, dado que el nuevo sistema de distribución tiende a asignar mayores recursos en los territorios que tienen más necesidades.

Después de la reforma, el coeficiente de Gini ha pasado de 0,7 en 2010 a 0,47 en 2014, subrayó.

Se ha facilitado seguimiento al uso de los recursos

Según Maya Villazón, el modelo institucional ha generado mayor transparencia como resultado de la creación  del Sistema de Monitoreo, Seguimiento, Control y Evaluación de las Regalías administrado por el DNP, que permite conocer el uso de los recursos y el estado en tiempo real de los proyectos de inversión.}

De otra parte, el Sistema de Giros a Cuentas Maestras implementado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, permite conocer la asignación y giro de los recursos a las regiones. Son así herramientas que facilitan el seguimiento a la gestión y el ejercicio de control fiscal y social sobre los recursos.

SITUACIONES A CORREGIR Y REORIENTAR

Sin embargo –indicó el Contralor General- para que los avances descritos contribuyan a los objetivos constitucionales de reducir la pobreza y las brechas entre las regiones, es necesario garantizar la eficiencia y efectividad del gasto.

Y, en esta dirección,  se hace prioritario corregir las siguientes deficiencias detectadas por la Contraloría:

-Baja ejecución y altos saldos en cuentas bancarias:

Los problemas de eficiencia del sistema de regalías se concentran todavía en las debilidades que tienen los municipios y departamentos para estructurar proyectos y en la baja capacidad de gestión de los alcaldes y gobernadores para ejecutarlos en los tiempos planeados.

Fue así la como la Contraloría evidenció que entre 2012 y 2014 el Sistema no ejecutó $8,4 billones, entre funcionamiento e inversión.

Consecuencia de lo anterior es que permanecen durante mucho tiempo saldos significativos en los bancos, lo que no es admisible si se tiene en cuenta la urgencia de las necesidades, la mayoría inaplazables, de las poblaciones.

A diciembre de 2014 los saldos en los bancos, de recursos de regalías, ascendían a más de $7 billones. Esto ocurre en parte, porque los plazos para iniciar los procesos de ejecución una vez se han aprobado los proyectos son muy laxos.

Desde 2012 a la fecha hay 1.735 proyectos desaprobados o en riesgo de desaprobación,  de un total de casi 9.500 proyectos, es decir, $3,5 billones sin ejecutar.

Por ejemplo, en una actuación especial de la Contraloría General de la República, en el Departamento del Meta a la inversión de regalías en el sector Vivienda, encontró que a la fecha, del total de proyectos aprobados, el 4% están suspendidos, el 17% sin contratar, el 25% ya fueron desaprobados y del 55% restante en ejecución solo 2 proyectos presentan un avance de obra no mayor al 50%, el resto tiene niveles de ejecución física inferior al 20%.

En este sentido, el Contralor Maya Villazón fue enfático: “Hay que ser estrictos y castigar a las entidades que sean lentas en ejecutar los recursos de regalías”.

-Persisten debilidades en la pertinencia de los proyectos y en la calidad de las obras que se están ejecutando:

Con el nuevo modelo los criterios de distribución de las regalías benefician más a los departamentos que a los municipios. Actualmente los departamentos manejan más del 70% de los recursos del sistema.

Esta decisión del legislador podría interpretarse como una oportunidad para que los departamentos ejercieran un mayor liderazgo en el desarrollo de su territorio y en el desarrollo regional. No obstante, esa oportunidad se está perdiendo. Por ejemplo, a diciembre de 2014 en el Fondo de Desarrollo Regional, sólo 9 de 334 proyectos cumplen la condición de ser interdepartamentales y 106 proyectos  impactan a solo un municipio.

Respecto a la calidad de las obras, la Contraloría en su ejercicio de auditoria regular, que cubrió recursos por $6 billones durante el primer semestre de 2015, encontró hallazgos por más de $112 mil millones en los sectores de Agua potable y Saneamiento Básico, educación, vivienda y cultura, recreación y deporte.

Por ejemplo, en La Jagua de Ibirico los hallazgos  por viviendas de mala calidad sumaron $7 mil millones, que se evidencian enagrietamientos, paredes que se desmoronan y debilidades en diseño de construcción.  De igual manera, en el suministro de Alimentación Escolar, la Contraloría encontró irregularidades por $8 mil millones derivados de sobrecostos, también en el municipio de La Jagua de Ibirico y en el departamento del Vichada.

*Nuevos recursos pero baja efectividad del Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación:

Con el sistema de regalías vigente, el 10% de los recursos se destina al Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación, decisión sin duda positiva dado el rezago que presenta el país en la materia. No obstante esa buena intención, la mayoría de los departamentos del país no cuenta con capacidades científicas propias que les permitan invertir estos recursos de una manera eficiente, eficaz y pertinente, lo cual ha generado:

·         Ausencia de ejecutores idóneos en calidad de investigadores e instituciones que cuenten con grupos de investigación reconocidos por COLCIENCIAS.

·         Dispersión de los recursos en multiplicidad de proyectos, revelando la falta de líneas articuladoras en la inversión; y

·         Debilidades en la presentación y formulación de proyectos.

Los recursos de ciencia y tecnología están siendo ejecutados entonces, en un alto porcentaje, por personas naturales y jurídicas que no tienen la calidad de investigadores o por instituciones que carecen de grupos de investigación reconocidos por COLCIENCIAS.

En efecto, según ha determinado la Contraloría, de un total de 1.496 contratistas, solo 293 son investigadores que pertenecen a grupos avalados por COLCIENCIAS, y solo 73 son entidades que tienen grupos de investigación avalados.

-Baja responsabilidad en la toma de decisiones en los OCAD

Aunque con la creación de los Órganos Colegiados de Administración y Decisión OCAD, se buscó garantizar un trabajo articulado entre la nación y los entes territoriales, limitando en parte la alta discrecionalidad en la asignación de recursos de regalías que en el pasado tuvieron los gobernantes de estos últimos, en la práctica los OCAD no han  logrado ser el espacio de toma de decisiones técnicas donde prevalezca el interés general de la población, aseguró el Contralor General.

 

Seguiremos evitando que se dilapiden los recursos de regalías

Finalmente, el jefe del organismo de control insistió en que la Contraloría está y seguirá vigilante para que los dineros de las regalías no se despilfarren y se inviertan en lo que tiene que ser: en beneficio de las poblaciones y regiones más vulnerables:

Mi compromiso con el país, con la sociedad y los sectores más deprimidos, derivado del mandato constitucional que se le atribuye a la Contraloría, es, a través de la vigilancia y el control fiscal, evitar que los recursos de regalías se dilapiden, que como en el pasado se inviertan en obras inconclusas, los llamados “elefantes blancos”; inocuas o no pertinentes en tanto no consultan las necesidades más sentidas de la población; o de baja calidad y alto riesgo; y que ello se propicie por la precaria capacidad técnica de las regiones, y, la mayoría de las veces, por problemas de clientelismo y corrupción”.