Josè David Name: Verdades y mentiras en debate eléctrico

 

Saludable y oportuno, esos son los calificativos que merece el debate que la semana pasada realizamos en la plenaria del Senado de la República ante la delicada situación del sector eléctrico y el sistema de precios para el gas natural en la Costa Caribe colombiana.

Como lo dije durante mi intervención, frente a la discusión planteada lo primero es marcar diferencias sobre lo que ocurrió con el apagón eléctrico del gobierno del Presidente Cesar Gaviria y lo que sucede actualmente en la administración del Presidente Santos.

El panorama eléctrico de los últimos cinco lustros es muy distinto al de hoy, empezando porque el parque generador no era ni sombra del actual. Nuestra capacidad de generación hoy es suficiente para no tener apagón en los próximos meses ni en los próximos años.

En aquel tiempo, cuando el apagón al inicio de los 90s del siglo pasado, abundábamos en gas natural; hoy, en el caso de la Región Caribe, la nota predominante es la escasez de este energético. Confiamos en lo que se pronostica con el gas natural proveniente de Sucre, en el sentido de que servirá para proveer los 37 millones de pies cúbicos que requiere la industria regional y otro tanto el sistema de plantas térmicas.Sin embargo, en la actualidad no tenemos gas, las lluvias están lejanas, generamos con plantas térmicas, el agua se guarda para el peor momento de El Niño en 2016. En los 3 primeros meses del 2016 tendremos el momento cúspide de la sequía y la prueba más dura para el sector eléctrico.

Así como he elevado la voz para decirle al gobierno que ha faltado prontitud en muchos temas, hoy debo felicitar al Ministro González porque tomó la mejor decisión para evitarle al país un grave apagón eléctrico. A pesar de los retrasos en el uso de energías limpias, fue puntual y acertado el manejo en la operación de las plantas térmicas y las restricciones con el agua en el país.

El sistema térmico ha estado en el ojo del huracán en las últimas semanas, pero ojalá el caso de Termocandelaria investigada porque presuntamente no generaba a pesar de estar en capacidad de hacerlo, esté lejos de una retaliación por la presión que ha ejercido el Caribe ante la crisis del gas natural y la energía eléctrica.

En el reciente debate también llamé la atención sobre el hecho cierto de que la realidad económica nacional ha cambiado mucho en las últimas dos décadas y con ella la demanda eléctrica y la operación del sistema. Lo que hizo el Presidente Álvaro Uribe Vélez en dos periodos de la seguridad democrática, fue fundamental.

También expuse que no obstante las dudas, debemos reconocer que gracias al cargo por confiabilidad, Colombia tiene hoy un parque generador bien dotado. En todo esto el lunar oscuro es la Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg. He insistido e insisto en la necesidad de reformar la Creg porque considero que está de espaldas a la realidad colombiana y desfasó el juicio de sus expertos.

No puede seguir ocurriendo que los especialistas de la Creg tengan más autoridad que el Ministro de Minas y Energía, eso hay que cambiarlo. El mayor despropósito de la Creg es decir que el dinero del cargo por confiabilidad no es un recurso público ¡claro que es público! Lo que quieren tapar es que esos dineros del cargo por confiabilidad no son bien manejados por el Cartel de la Hidroelectricidad, que es un poder aparte.

En el Cartel hidroeléctrico está la mayor oposición al uso de energías limpias, porque sabe que ahí se encuentra un sistema barato y confiable. Celebro que por fin demos pasos ciertos hacia el cambio de la matriz energética nacional, ya era hora de hacerlo.

Algunos llegan tardíamente a pedir la intervención del Presidente Santos en el caso del gas natural, en lo que me corresponde lo hago desde hace 16 meses. El Presidente Santos es el único que puede recobrar facultades delegadas a la Creg, para solucionar problema de precios.

La Constitución faculta al Presidente para intervenir cuando las Comisiones de Regulación distorsionan el mercado, como lo hace la Creg. Si se da el necesario equilibrio, podríamos decir que aquí comienza el esperado regreso a la calma en el sector energético. Sin que bajemos la guardia. Por favor visite http://www.josedavidname.com  o escríbame a jname@josename.com

Boletìn de Prensa