Histórico aislamiento por  Fenómeno natural, similar a la Pandemia y a la tormenta de polvo del Sahara, recuerda la creación de emblemáticas obras de terror

 

  • “Frankenstein” y “El Vampiro” máximas obras de la literatura universal, creadas en confinamiento obligado
Mary Shelley, autora de “Frankenstein”
  • La historia registra que en 1816 el gran poeta Lord Byron, la escritora Mary Shelley, Polidori y otros amigos intelectuales de la ciencia y la literatura se dieron cita en un rincón de los Alpes conocido como la “Riviera Suiza”, con el fin de pasar vacaciones en verano.
En esos días veraniegos,  tuvo lugar una potentísima erupción del volcán Tambomba en una isla de la actual Indonesia que dejó más de 12 mil muertos y que desencadenó una serie de fenómenos naturales, en gran parte del planeta.
John Polidori, autor de “El Vampiro”
En esos días todo el hemisferio norte, incluida Suiza, se tornó frío, nublado con tormentas electrizantes y lluviosas
que no paraban, obligando a un largo confinamiento. De aquel aislamiento restringudo nacieron dos grandes iconos del terror: ‘Frankenstein’ y “El vampiro.”
  • En la Villa Diodati, nombre de la casa donde se alojaron pasaron recluidos tres días, en cuyas noches se escuchaban el aullido aterrador del viento y el enérgico sonido de los truenos.
Representación cinematográfica
Al calor de la chimenea  pasaban las horas entre charlas y lecturas sobre filosofía, literatura, y sobre poetas románticos ingleses. Entre otros temas leyeron y comentaron historias góticas y famosos cuentos de terror que agradaban a Byron.
Lord Byron, poeta escritor
La suma de aquellas sugerentes historias y la misteriosa atmósfera que les envolvía proporcionaron a Lord Byron la idea de que cada uno de los presentes escribiera un relato de miedo, cuanto más aterrador, mejor.
“La casa” donde se reunió el grupo

La cosa empezó como un juego, pero Mary Shelley y Polidory se dieron a la tarea con seriedad y sin proponerse la gloria, crearon las obras de terror más relevantes de la literatura universal: ” Frankenstein” de Shelley y “El Vampiro” de Polidori.

 

Frankenstein salió a la luz en marzo de 1818 como obra anónima y dedicada a William Godwin (el padre de Mary) a quien se atribuyó, porque en esa e’poca existía el prejuicio de que la mujer no tenía acceso al privilegio de la autoría. Se editó dos veces más en vida de Mary. Y en 1822, en la segunda edición ya aparece la firma de la autora, y en 1831, reescrita, con una extensa introducción.

  • El destino quiso que aquellas personalidades y mentes complejas, tan distintas entre sí, coincidiesen en un tiempo y un lugar. Y por largo confinamiento obligatorio en aquel “año sin verano” le dieron vida a los monstruos de los que, más de doscientos años después, seguimos hablando.