Brutal golpe en la cabeza acabó con la vida de Javier Ordóñez en el interior del CAI Villaluz

  • El ministro de Defensa pidió perdón en nombre de la Policía

 

  • Piden destitución del ministro de Defensa y la alcaldesa de Bogota’ dice que “la Policía no debe ser militarizada”
Por Karel

Severas lesiones en distintas zonas de la cabeza y el cuerpo presenta el abogado Javier Ordóñez, quien murió finalmente por un golpe contundente en su cabeza en un acto de brutalidad policial.

El hecho deplorable ocurrido en Bogotá consternó a la sociedad colombiana y desató una ola de protestas contra el abuso policial.

Después de haber sometido con golpes y repetidas descargas eléctricas, ​ Ordóñez ​ fue conducido al Cai de Villaluz, donde fue nuevamente agredido con el golpe mortal. La accion inaceptable involucra a siete policías.

La familia de la víctima entregó declaraciones en la noche de este viernes y ratificó la versión sobre los golpes que había recibido.

Mardo Ordóñez, tío de la víctima, quien estuvo vinculado por 20 años en la Policía, expresó a los Medios compungido: “quede’​ sorprendido como quedó mi sobrino” e ​ indicó que no podía explicarse “cómo nadie pudo intervenir para evitar la agresio’n”​ , y agregó que “hasta en las muñecas tenia moretones porque le apretaron muy fuerte las esposas.”
La alcaldesa de Bogotá Claudia López, ​ que en reiteradas ocasiones manifestó conmovida sus condolencias y repudio a los violentos acontecimientos de los últimos días, conmino’ a la Policía nacional a pedir perdón a la ciudadanía por los abusos policiales y puntualizó con firmeza que “ “la Policía ​ no debe ser militarizada”. Recordó que “ “yo había prohibido el uso de armas de fuego durante las manifestaciones.” Un referente que indujo a la pregunta “ ¿a qué ente oficial obedece la Policía?”.
El ministro de Defensa Holmes Trujillo pidió perdón en nombre de la Policía por las violaciones de los derechos de los ciudadanos, abusos de autoridad y fuerza extrema.
El presidente Duque en el programa de Prevención y Acción invitó a la calma y prometió que serán judicializados indiscriminadamente los responsables de los desmanes y actos violentos.
Mientras, la ciudadanía rechaza enfáticamente la violencia desatada en las manifestaciones y espera que se haga justicia por los caídos.
Al fallecimiento del abogado Ordóñez a manos de policías se suman 13 muertes de otros particulares, y más de 400 heridos entre civiles y uniformados, constituyen el trágico saldo de las protestas.​
Finalmente se dieron a conocer ​ cerca de 170 denuncias sobre abuso policial durante los tres días.
Algunos congresistas y organizaciones sociales defensoras de los Derechos Humanos piden la destitución del ministro de Defensa y algunos oficiales de alto rango de la Policía Nacional.