Alcalde @jaimepumarejo, gobernadora @elsanoguerabaq y asociaciones médico-científicas del Caribe reclaman mayor compromiso de las EPS

 

  • El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo Heins, y la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, recibieron el respaldo de las asociaciones médico-científicas de la región Caribe en el manejo que le están dando a la emergencia por COVID-19.​

Durante una mesa de trabajo articulado, que tuvo lugar en la sede de la Alcaldía Distrital, los mandatarios se unieron a esas agremiaciones profesionales en un reclamo enérgico a las Empresas Promotoras de Salud-EPS- para que asuman un mayor compromiso en la crisis.

  • En tal sentido, llamaron la atención sobre la demora de esas empresas en la realización de​ ​ pruebas, entrega de medicamentos y atención primaria, que está afectando el diagnóstico y la respuesta del sistema.


En la reunión estuvieron presentes: Luis Barros, presidente de la Sociedad Colombiana de Nefrología; Juan José Márquez, de la Asociación Colombiana de Medicina Interna; Jesús Tapias, de la Asociación Colombiana de Infectología; Erika Martínez, de la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular; Fernando Mariño, de la Asociación de Médicos Generales de Barranquilla; Joaquín Armenta, de la Federación Diabetológica Colombiana, y Gustavo Romero, de​ ​ la Sociedad de Pediatría regional Atlántico.


  • Por vía virtual se conectaron representantes de la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidados Intensivos, Asociación de Ginecología y Obstetricia, Asociación Colombiana de Neumonía y Cirugía de Tórax, y Asociación Colombiana de Psiquiatría.


El alcalde Jaime Pumarejo agradeció el gesto de los gremios, y dijo que esta es una de las siete mesas de trabajo que ha integrado el Distrito para consultar y desarrollar las medidas que ha venido adoptando en la ciudad.

 


  • Por su parte la gobernadora, Elsa Noguera, señaló que la clave en el manejo de esta crisis ha sido la sumatoria de fuerza y de aliados, como lo son efectivamente los presidentes y directores de las asociaciones.


“Esta no es una colaboración, sino una obligación moral que tenemos como profesionales de la medicina”, respondió Gustavo Romero, de​ ​ la Sociedad de Pediatría regional Atlántico.


  • Durante la reunión, las asociaciones insistieron en que las EPS tienen que mejorar su gestión. “Un contagio detectado a tiempo puede salvar a 10 personas”, dijeron. Pero el problema no ha sido solo la falta de testeo oportuno, nulo, por demás, en algunos municipios del Atlántico, sino en el descuido de pacientes con enfermedades crónicas y la atención domiciliaria.


Ahí, según señaló Pumarejo, empieza una cadena de desaciertos que está siendo mortal, pues si las aseguradoras no tienen en el radar a sus pacientes y, por tanto, no le prestan la debida atención, se generan las complicaciones que ni siquiera con Unidades de Cuidados Intensivos será posible resolver.


  • La Alcaldía y la Gobernación están ejerciendo control permanente, sobre todo a través del Centro de Regulación de Urgencias. Sin embargo, los mandatarios coincidieron en que la resolución de estas demandas debe ser una respuesta natural del sistema.


Los gremios valoraron la estrategia +60, que adelanta la Alcaldía de Barranquilla para salvar a los adultos mayores que hoy están en la curva de mayor riesgo, pero pidieron a ambas entidades territoriales prestarle mucha atención a los pacientes pediátricos, porque la tasa de letalidad es ahí mayor.


  • Calificaron la situación del mes de junio como crítica, pero coincidieron en que “las acciones adelantadas se enmarcan en las definidas para el manejo de este tipo de pandemias a nivel mundial”. En tal sentido ratificaron su respaldo al abordaje de la emergencia, que ya tiene “impactos que no se puede evidenciar aún”.


En esa dirección mantuvieron su disposición de asistencia técnica y asesoría para definir enfoques farmacológicos con destino a pacientes confirmados o sintomáticos sospechosos de COVID-19 y para pacientes COVID-19 con patologías no controladas.​ ​

 


  • Del mismo modo, respaldaron el manejo la expansión hospitalaria de mediana y baja complejidad que ha hecho el Atlántico con el Cari y Barranquilla con el Puerta de Oro.