Energías limpias, mejor opción frente a El Niño a pesar de los retrasos

 

 

Dicen que una golondrina no hace verano, pero el tiempo ha terminado por darme la razón en relación con la necesidad de embarcar a Colombia en el desarrollo de las energías limpias o renovables, dice el senador Josè David Name en relaciòn con el tema energètico.

Reconociendo la experiencia y los resultados altamente positivos que ha tenido una política de Estado en países como China y los Estados Unidos, entre otras grandes potencias, respecto de las energías limpias, propuse al Congreso de la República un proyecto de ley para regular el tema, en el marco de una iniciativa que recibió intensos debates en el Senado y la Cámara de Representantes.

Tanto en comisiones como en las respectivas plenarias, la propuesta fue discutida con la participación de expertos externos y la academia, e incluso luego de ser aprobada formalmente fue devuelta por la Presidencia de la República al Congreso para que se le hicieran unos ajustes, lo cual se cumplió a cabalidad permitiendo la sanción de la ley por parte del Jefe de Estado Juan Manuel Santos el 13 de mayo de 2014, en la ciudad de Cartagena.

Siempre sostuve que en el marco de la Constitución y las leyes, había que apresurarse porque una infraestructura en materia de energías limpias era fundamental para hacerle frente a fenómenos contraproducentes originados en el cambio climático y/o calentamiento global.

Se llenaron los requisitos pero el país fue paquidérmico para acudir a la reglamentación de la ley 1715 y facilitar los torrentes de inversión extranjera que están listos para irrigar el territorio nacional. Y pasó lo que temíamos. Perdimos unos segundos preciosos.

El denominado Fenómeno de El Niño se nos vino encima y nos sorprendió desarmados, quedando expuestas las regiones del país a severas sequías que debilitan el abastecimiento de agua a la población, disminuyen los embalses de la generación hidráulica y nos colocan en riesgo de apagón.

Simultáneamente vivimos un periodo de escasez de gas natural, combustible que al faltarle a las plantas térmicas presiona la utilización de líquidos más costosos que repercuten en la estructura de precios que debe trasladarse a la comunidad de usuarios residenciales y empresariales.

Si hubiésemos sido más eficientes en el funcionamiento de las energías limpias y/o renovables, no estaríamos corriendo base en estos momentos ni sometidos a las presiones de lo que yo he denominado la “Mafia del Agua” ni el cartel de la generación hidráulica. Estamos pagando las consecuencias del retraso en el que incurrimos.

Quienes estamos convencidos de las bondades de las energías limpias, sabemos que son más las ventajas que las desventajas. Por ejemplo, respetan el medio ambiente, no contaminan y son alternativa de abastecimiento totalmente limpia. La infraestructura es de fácil desmantelamiento y el tiempo de custodia de residuos es prácticamente nulo. Las energías limpias sirven a la creación de regiones autónomas porque el proceso se ejecuta en la misma zona donde se atiende la demanda, pero puede alimentar al mismo tiempo un sistema interconectado.

Las energías limpias son multiplicadoras del empleo a gran escala. Al no contaminar no son un peligro para la salud y sus fuentes son inagotables, como el sol, el agua, y la biomasa entre otros.

En el mundo hay capitales disponibles para que le perdamos el miedo a los recursos que deben invertirse en los procesos iniciales que aunque altos, no restan rentabilidad. Algunos otros factores que se le quieren achacar al tema como desventajas, en realidad son superables con planeación, la escogencia de las zonas territoriales más adecuadas y la reglamentación de los aspectos de ley como es el caso de los descuentos tributarios por inversión en energías limpias.

En resumidas cuentas, a pesar de los retrasos que hemos tenido, para el país siempre será más ventajoso y su mejor opción ante El Niño y el calentamiento global, el desarrollo de las energías limpias. Lamentamos que la ley 1715 siga sin reglamentar y duerma el sueño de los justos en la Casa de Nariño. Esperamos que ocurra esta semana. Manos a la obra. Por favor visite www.josedavidname.com o escríbame a jname@josename.com

Comunicado de prensa