Un voluntario latinoamericano a vacuna de Oxford explica su experiencia​

“No hay beneficio económico, sólo es contribucion humanitaria”
Por Karel
Pablo Berra es el argentino residente en Johannesburgo (Sudáfrica) que de manera voluntaria se hizo aplicar la vacuna de Oxford contra el COVID 19 en su tercera fase.
Respecto a su reacción a la vacuna Berra señaló ” sólo en una noche me dio escalofrío, un poco de fiebre y dolores musculares; después, todo bien”
Y agregó ” nos monitorean periódicamente; todos los lunes nos sacan sangre, con el fin de chequear como vamos en el proceso”
Reiteró que se sentía muy bien y que “La comunicación es excelente. Nos informan detalladamente el procedimiento, y en cuanto a la aplicación, nos han enterado, que lo que nos han inoculado, es el virus de la gripe del chimpancé por su relación con el covid19.”
“Ya me llamaron para la segunda aplicación y después un seguimuento de monitoreo durante 12 meses”.
Enfatizó sobre la transparencia del equipo científico de Oxford “al negarse por razones éticas a la sugerencia de que los ​ voluntarios, después de la aplicación, ​ se expusieran al virus.”
Los voluntarios no adquieren ningún beneficio económico, sólo es intrínseco, cuyo objetivo principal es contribuir con la ciencia, en su afán de salvar a la humanidad del virus letal.
  • Sin duda es invaluable el gesto humanitario de los voluntarios de las potenciales vacunas, al someterse a los experimentos científicos, bajo posibles riesgos desconocidos.