El recuerdo de Lady DI sigue latente en el 23 aniversario de su muerte​  

  • Se convirtió en mito de la cultura británica​
Por Karel
  • Este 31de agosto se cumplen 23 años del lamentable fallecimiento de Diana Spencer, la Reina de ​ corazones, como quiso que la recordaran.
La querida princesa de Gales perdió la vida en uno de los puentes más famosos de París, Puente del Alma. Y aún después de más de dos décadas de su muerte, el mundo recuerda  su belleza integral.
  • Lady Di, quien pasó de ser una de las personas más queridas del Reino Unido se convirtió en un mito de la cultura británica y fuera de ella.
El aniversario de su partida el 31 de agosto, será objeto de múltiples homenajes en su país, y en muchos otros que reconocen su gran sentido solidario como pionera y activista de grandes causas humanitarias.
Fue también icono de estilo y una de las figuras más influyentes del siglo XX.
  • Diana Spencer nació en el seno de una familia aristócrata. En 1975 se convirtió en Lady Diana, después de que su padre heredara el título de Conde Spencer. Una de sus máximas aspiraciones fue conseguir mantener el nombre de Lady Dl, incluso después de convertirse en princesa, al casarse con el príncipe Carlos ​ en 1981. Su empeño lo justificaba como un homenaje a su familia, la auténtica.
Para complementar su look en la boda con el heredero al trono, prefirió usar
​ la corona que representaba el linaje de su familia y​ no la prestada por la reina Isabel. Detalles como este denotaban su personalidad independiente y el apego a sus raíces familiares.
  • De todas las bodas ha sido las más mediática del siglo XX. Fue vista en televisión por más de 74 países y por más de 750 millones de personas,​ deslumbradas por una boda que las ​ remitía a las bodas de las princesas en los cuentos de hadas.​
Pero la vida tiene sus paradojas.

La felicidad de Diana duró lo que un suspiro; pronto percibió el desamor del principe al descubrir que su matrimonio fue un montaje, porque los verdaderos sentimientos de su esposo estaban enfocados hacia el amor ​ de su vida, Camila Parker.​

  • A partir de ese intimidante hallazgo que la llevó hasta intentar suicidarse, empezó el calvario de Diana. Solo en sus hijos Guillermo y Harry, y ​ en el emprendimiento humanitario incondicional, que dedicó a los más vulnerables, encontró la fortaleza.

Fue tan conmocionante para su psiquis el asedio permanente de los Medios y la crueldad de las especulaciones, que decidió decir la verdad públicamente, hecho que le valió la demanda de divorcio de su esposo, presionado por la Realeza y la libertad de reiventarse, en persecución del amor que le fue negado. En esa búsqueda incesante encontró la muerte.​

  • En el período final de su vida lo intentó de nuevo ​ con el joven Mohamed Al Fayad, hijo de un reconocido multimillonario eegipcio, pero el destino, le falló otra vez.

En esa fatídica noche del accidente automovilístico, en París, la pareja huía del acoso de los paparazzis ávidos de fotos sensacionalistas. La velocidad y la irresponsabilidad del conductor, según la investigación pertinente, produjo el accidente que ocasionó la muerte de la princesa y su novio.

  • El padre de Al Fayed investigó por su cuenta al encontrar supuestos indicios, de que la muerte de su hijo y la princesa fueron provocadas intencionalmente.

​ En 2007,​ una investigación oficial atribuyó el accidente a la conducción negligente de Henri Paul y de los​ paparazzi​ que seguían el coche.

Ante el reporte oficial Al-Fayed anunció que abandonaba su campaña de casi una década en favor de la hipótesis del asesinato, y que lo hacía por el bienestar de los hijos de la difunta princesa Lady Di.

Guillermo y Harry llevan aún esa carga de nostalgia por su madre, cuya prematura muerte ha dejado algunas secuelas en  ellos, especialmente en Harry, quien tal vez encontró en Meghan Markle y su hijo Archie, un soporte emocional, que le devuelve la seguridad y el sentido de pertenencia sentimental, influido por su madre cuando vivía.

  • La ausencia de su madre, su rango de “segundón” en las actividades de la realeza y las sospechas especulativas publicadas por los tabloides ​ londinenses, de que no era hijo del príncipe de Gales, ​ lo afectaron.

En estos días, el Reino Unido y el mundo entero, evocan la cálida belleza de Lady DI, su sencillez, y especialmente su gesto de nobleza altruista y compasiva. Hoy sus hijos y los Spencer le rinden tributo en su 23 aniversario.

Después de la muerte de Lady DI, surgen aún preguntas sin respuestas.