Ojo con la Depresión de fin de año

Organización en los sentimientos y las finanzas para el Nuevo año

Por eco

Durante la época decembrina de fin de año el ser humano se vuelve más vulnerable porque se agolpan los recuerdos buenos y malos que tienen como referentes a la familia y los amigos. Ventilan la alegria y el festejo por los éxitos y encuentros anhelados, pero también las ilusiones rotas y la nostalgia de lo que pudo ser y no fue, que para algunos se torna pasajera, mientras, para otros, se convierte en una profunda tristeza, por no cumplirse sus deseos a final del año. Surge entonces, lo que llaman los sicólogos: “depresión decembrina” o “Blues de fin de año”.
Este estado depresivo afecta comunmente a los latinos, sobre todo a los que residen en el extranjero, y que para estas fechas añoran la costumbre familiar de estar reunidos en casa disfrutando la cena navidena y el jolgorio de la “Noche Vieja”, falencia que es su principal causa de depresión de fin de año, sumada a los objetivos no cumplidos, la ansiedad por acanzarlos y el arrepentimiento por los errores . Situación que se agrava, y puede ser fatal, con el consumo excesivo de alcohol y droga, en algunos casos.
Generalmente mucha gente, en la media noche del 31 de diciembre promete logros muy altos en el Nuevo año, casi imposibles en corto tiempo, y cuando no se cumplen, las decepciones no se hacen esperar.
Según los expertos, los propósitos que se hacen a final de año deben ser más  realistas, de manera que se puedan alcanzar en el tiempo planteado, después de revisar las prioridades.
Hay que tener muy claro que el alcohol y la droga, al contrario de mitigar las penas, las agudizan y bloquean la mente impidiendo pensar en soluciones viables. Los sicólogos recomiendan a familiares de quienes se deprimen durante estas festividades que estén  pendientes de ellos y en el caso de que la depresión continúe , solicitar ayuda profesional.
Organización tanto en el plano sentintimental, como en el profesional y financiero para el Nuevo año. Felicidades !