Hacedores del Carnaval tendrán capacitación con contenidos de Harvard

 

Con método de la Universidad de Harvard

El Carnaval de Barranquilla es considerado uno de los eventos más importantes del país, resaltando la identidad folclórica y cultural de Colombia. Este año la empresa Bavaria celebra las #TradicionesQueNosUnen y rinde homenaje a destacados hacedores de nuestro Patrimonio de la Humanidad, que con sus historias hacen posible que esta celebración cobre vida y perdure a través de los años.

Alfonso Fontalvo, José Llanos, Rubiel Badillo, Ismael Escorcia y Ricardo Rodríguez se han encargado de transmitir de generación tras generación, a través de diferentes técnicas, su legado cultural. Con su trabajo artesanal ellos aportan la creación de turbantes,  máscaras carrozas y disfraces, que en cada versión del Carnaval se convierten en símbolo de esta importante fiesta.

Alfonso Fontalvo heredó de sus ancestros la Danza de Congo El Torito Ribeño, la cual dirige desde hace más de 40 años. Con sus coloridos vestuarios, acompañados de grandes turbantes llenos de flores y vistosos colores, Fontalvo se roba las miradas en cada Batalla de Flores y es protagonista en el desfile de la Gran Parada de Tradición, donde se destaca entre decenas de grupos folclóricos que desfilan al ritmo de la música tradicional.

“Para mí el Carnaval de Barranquilla representa el compromiso con una de mis grandes pasiones: la danza; esta es una tradición que debemos celebrar siempre como tesoro de nuestra memoria cultural, que año tras año vivimos y gozamos”, afirmó Alfonso.

Un artesano nacido en Galapa Atlántico, hace 71 años, es quien hoy le da vida a la Comparsa Selva Africana en el Carnaval de Barranquilla. Con sus máscaras, José Llanos decidió apoyar la tradición y se dedicó a estudiar en detalle la apariencia de tigres, leones, elefantes, orangutanes y jirafas, para vestir una de las comparsas más emblemáticas del Carnaval.

“Yo quería hacer algo diferente, mi objetivo era que cuando la gente me viera en el desfile se sorprendiera. Quise traer África al Carnaval y lo logré”, afirma este artesano que, junto a su familia, ha conformado una gran empresa cultural.

La nueva generación de artesanos del Carnaval de Barranquilla está encabezada por jóvenes artistas como Rubiel Badillo, quien lleva más de 10 años participando como diseñador y fabricante de las carrozas que engalanan el tradicional desfile de la Batalla de Flores.

“La primera carroza que fabriqué fue en homenaje a Joe Arroyo, la hice con una temática africana porque sabía que él valoraba mucho esa cultura”.

El artista es consciente del compromiso que adquirió uniéndose al Carnaval, pues sabe que, como uno de los artesanos más jóvenes que participan en esta fiesta, tiene como misión preservar las tradiciones y transmitir a las nuevas generaciones el valor de una de las fiestas más grandes de Colombia.

Continuando con la tradición del Carnaval, desde 1930, la familia Rodríguez ha salido a las calles de Barranquilla con la Danza Los Cabezones, personajes que bailan alegremente al ritmo de los tambores que retumban en la Vía 40, durante la Batalla de Flores y la Gran Parada. El responsable de este toque de alegría es Ricardo Rodríguez, un hombre que con pasión destina parte de su salario y todo su tiempo libre a diseñar y fabricar, enormes cabezas de personajes que representan los deportes, la política y farándula.

“Para mí y para mi familia es un gran honor desfilar para que la tradición de los cabezones se mantenga en el Carnaval¨, relata Ricardo.

Por más de 60 años, Los Descabezados han participado en los desfiles del Carnaval de Barranquilla y se han convertido en un símbolo de este gran espectáculo. El precursor de este disfraz es Ismael Escorcia, un hombre de 87 años, que inspirado en los cuentos de terror que le contaban cuando era niño, las películas de la década de los 40, y lo que vivió durante la época de la violencia en Colombia decidió convertir un personaje que normalmente causaría miedo, en un motivo para celebrar y bailar durante los carnavales.

“Es un orgullo para mí personificar este disfraz. Todo empezó como una tradición familiar que nació como un homenaje póstumo al caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, la fiesta en Barranquilla se siente con esta comparsa”, explicó Ismael.

Bavaria dictará una capacitación con contenidos de la Universidad de Harvard para dar herramientas que les permitan a estos artistas y artesanos continuar con su aporte al Carnaval de Barranquilla, adicionalmente Bavaria entregó un incentivo económico que les ayudará con su labor.

Estas historias son solo algunas de las muchas que año tras año están presentes en el Carnaval de Barranquilla.

http://www.carnavaldebarranquilla.org/noticias/hacedores-del-carnaval-se-capacitaran-con-metodo-de-la-universidad-de-harvard/